Casa Palomo

Blog

Alimentos de otoño para subir las defensas y proteger el ánimo

Posted on

Cada estación tiene su encanto, también el otoño. Aunque llegue después del verano y su irrupción sea sinónimo de vuelta a la rutina, al abrigo y al paraguas, la estación otoñal tiene también su atractivo. Los paisajes bucólicos con tonos amarillos y marrones; los paseos por el monte; la recogida de setas con cesta de mimbre en la mano; el crujido de las hojas secas en el suelo…. Y la comida, santo y seña de cada estación.

Son muchos los alimentos otoñales que podemos añadir a nuestros platos. Las uvas, la calabaza, los frutos del bosque, las castañas, las avellanas, la coliflor, la lombarda o la berenjena son algunos de estos alimentos que además de complacer nuestro paladar, nos aportan energía para afrontar el día a día y prepararnos para el invierno.

Y es que la naturaleza es sabia. El frío se acerca y necesitamos proteger nuestro sistema inmunológico. Las frutas de invierno, como la manzana o las mandarinas, son ricos en vitamina C, mientras que las coles de Bruselas o la calabaza tienen un alto contenido en hierro. Ya sabemos que una forma de mantener alerta nuestras defensas es seguir una alimentación saludable, rica en vitaminas y minerales y, por ello, vamos a repasar uno a uno los alimentos más otoñales y empezamos, como no podía ser de otra manera, por el más popular: las setas.

1. Setas

La seta es, sin duda, la gran protagonista del mercado en los meses de otoño. Son ricas en hierro, fósforo, yodo, magnesio, selenio, calcio, fibra, zinc, vitaminas del grupo B y apenas tiene grasa, porque contiene mucha agua. Es un alimento cardiosaludable porque no tiene nada de colesterol.
Pero más allá de todas sus propiedades nutritivas, las setas tienen un valor gastronómico indudable y múltiples usos en la cocina. Podemos comerlas solas, salteadas, con ajo, a la plancha, hervidas, al vapor, mezcladas en revueltos con huevo, como guarnición e incluso deshidratadas.

En nuestra carta tenéis numerosos ejemplos de cómo comer setas. En temporada siempre nos gusta tener estos pequeños tesoros de la naturaleza. En este momento por ejemplo, mirad qué ejemplares más bonitos y apetitosos de Amanita Cesárea, Boletus Edulis y Setas de Cardo nos acaban de llegar:

2. Castañas

La castaña es otro de los alimentos característicos del otoño. Tanto que en torno a ella, se celebra una fiesta en muchos puntos de España para festejar su recogida, entre finales de octubre y principios de noviembre. Es un alimento rico en nutrientes, especialmente en hidratos de carbono y fibra, pero también algo calórico.
En la calle y en un cucurucho de papel de periódico es la forma tradicional de tomar las castañas asadas para entrar en calor, pero hay otras maneras de añadirlas a nuestros platos y disfrutar de ellas.

3. Calabaza

La calabaza, además de ser la imagen por excelencia de la fiesta de Halloween, es una hortaliza otoña, con un sabor dulce, perfecto para muchas cremas, purés y bizcochos. También la podemos freír, asar, rehogar y hasta añadirla cruda en nuestras ensaladas. Y ¿qué nutrientes nos aporta al organismo? Las calabazas son ricas en carotenos, vitamina A y C, ácido fólico y abundante fibra.

4. Berenjena

La berenjena es una de las hortalizas más nutritivas de la temporada. Es característica de la cocina mediterránea y podemos tomarla también de muchísimas formas. Tiene pocas calorías, contiene propiedades antioxidantes, magnesio, hierro y un alto contenido en potasio.

5. Frutos del bosque

Y llegamos a otro alimento que es también sinónimo de otoño. Las moras, los arándanos, las frambuesas, las grosellas…Están ahora en pleno apogeo, pero si quieres hacerte con ellas date prisa, ya que su temporada es más bien breve y más adelante será prácticamente imposible encontrarlas. Son antioxidantes, porque contienen un alto nivel de flavonoides, como indica su color rojizo, y son perfectas para utilizarlas en la repostería, en postres, mermeladas, pero también en salsas para acompañar ensaladas o carnes.

6. Uvas

La uva es, por excelencia, otra fruta con propiedades antioxidantes, al igual que los frutos del bosque. Son dulces, por su contenido en azúcar; frescas y muy fáciles de comer. Además de cómo postre o condimento para compotas o zumos, son utilizadas también en múltiples recetas culinarias. ¿Quién no ha comido alguna vez unas ricas migas con uvas?

7. Membrillo

El fruto del membrillo es demasiado duro como para comerlo crudo, por lo que habitualmente se asa o se cuece. Se usa para hacer mermelada o compota y para acompañar algunas carnes como la de cerdo, con la que combina a la perfección. Se puede decir que la historia del membrillo se remonta a siglos atrás, ya que este alimento ya se ofrecía en las bodas de la Antigua Grecia, según se narra en algunos documentos de la época.

8. Coles

Las coles de Bruselas y la lombarda son ricas en hierro y vitamina C, por lo que su ingesta nos ayuda a proteger el sistema inmunológico.
La coliflor, además, tiene grandes cantidades en vitaminas A, K, magnesio, potasio, fósforo y vitaminas B, como el ácido fólico, especialmente indicado para las mujeres embarazadas. Además, es diurética y depurativa, porque ayuda a eliminar el exceso de líquidos en el organismo. No a todos les gusta su sabor, quizá por el olor que desprende tras su cocción, pero siempre podemos hacerlas más deliciosas. ¿Has probado a gratinarla al horno?

Estos son algunos de los alimentos propios del otoño que podemos incorporar a nuestras recetas durante esta querida estación. Ahora están en su mejor momento ¿Conoces alguno más? ¡Cuéntanoslo para incorporarlo a nuestra lista!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies